La inocencia de nuestras sonrisas y la perversión de nuestras miradas.
― Café por la mañana (via you-smile-again)